Acerca de Gandia

Gandía está justo en la Costa de Valencia, en un precioso tramo de la costa mediterránea, donde el paisaje de montaña llega casi hasta el mar. El buen clima de esta ciudad valenciana goza de todo el año y la calidad de sus playas atraen a aquellos que buscan sol, el mar y la posibilidad de practicar todo tipo de deportes. En la zona del puerto, tienen una afincada tradición marina a la par des instalaciones súper modernas, la mas notable, un club de vela, ideal para aquellos de todos los que practican el windsurf, vela o buceo. Y, en ambos lados del puerto, hay casi cinco kilómetros de costa donde magníficas playas de arena fina y dorada dan paso a la otra. Un paseo largo y ajetreado marca el límite de la Playa Norte, situada en una zona de fácil acceso y dotada de todo tipo de servicios, incluyendo lugares para alquilar equipos de vela. Hoteles, restaurantes, discotecas y terrazas dan al lugar un gran ambiente, especialmente en las noches de verano. Aquellos que buscan un ambiente más íntimo deben ir a la parte más septentrional de la costa, donde, rodeada de dunas, se encuentra la tranquila playa nudista de L’Ahuir, con cerca de dos kilómetros de arena. Dos al sur del puerto hay otras dos playas, Venecia y Rafalcaid. Rodeadas por una sucesión de pequeñas dunas, ambas permiten que usted pueda disfrutar de un refrescante baño en un entorno natural de gran belleza. El centro histórico de Gandía, si la costa de Gandía ofrece muchos encantos, incluyendo su centro histórico. Los edificios nobles que emergen a cada paso reflejan el pasado de esplendor de esta ciudad ducal, un título obtenido gracias a Alejandro VI, el papa Borja. A partir de los siglos 15 y 16 en adelante, la ciudad desarrolló una intensa vida de la corte, al mismo tiempo que tiene éxito económicamente y culturalmente, como la creación de la Universidad de Gandía. Al lado del cauce del río Serpis, el Palacio Ducal se encuentra en los restos de una antigua casona de origen árabe. Construido entre los siglos 14 y 15, tiene una clara influencia italianizante. La colegiata de Santa María es otro de los edificios emblemáticos de Gandía. Su construcción, fiel a las reglas góticas, se llevó a cabo entre 1250 y 1520. En ella, la Puerta de los Apóstoles, que originalmente tenía tallas de Damià Forment, es excepcional. El recorrido continúa hacia el monasterio de Santa Clara, la ermita de Santa Ana, el ayuntamiento y el hospital de San Marcos. En este último edificio se encuentra el Museo Arqueológico, donde se han reunido importantes hallazgos prehistóricos de la zona. Gastronomía, fiestas y alrededores. La especialidad más típica de Gandía es “fideuà“, un plato hecho de la misma manera que se hace la paella, pero con fideos en lugar de arroz. También se pueden degustar recetas que tienen el arroz como ingrediente principal, cocinado en una variedad de formas: “a banda” (cocido en caldo de pescado y servido con salsa de ajo), “arroz negro” (con tinta de calamar) o la famosa paella . Por su parte, el pescado se prepara en el horno, guisado o frito. Para terminar con el, no hay nada mejor que la naranja emblemática, ya sea fresca o hecha en jugo. “Horchata” (bebida hecha de chufas) y los vinos de Valencia y Utiel-Requena son las bebidas que tienen su propia denominación de origen. En cuanto a festivales en Gandía, los más destacados son las Fallas, que se celebran del 15 al 19 de marzo, y la Pascua, entre marzo y abril, ambas declaradas de Interés Turístico. Las fiestas de la patrona, en honor a San Francisco de Borja, se llevan a cabo entre el 29 de septiembre y 3 de octubre. La comarca de La Safor ofrece al visitante interesantes excursiones. Al borde de Alicante se encuentra Oliva, con playas limpias y pintorescos barrios populares. En el interior de la provincia, se pueden descubrir paisajes y monumentos inesperados, como una cueva del Parpalló, un sitio prehistórico importante, y el Monasterio de Nuestra Señora de la Valldigna, desde finales del siglo 13.